La fórmula del tuit perfecto en 10 pasos

marketing-digital-para-pymes-en-barcelona

Todos sabemos que Twitter, la red social de micro-blogging por excelencia, es una red muy dinámica e interactiva. Por ello, no es de extrañar que los usuarios y las marcas deban de estar continuamente nuestro planning de mensajes a la actualidad u otros temas que puedan resultar de interés para nuestros seguidores.

En Twitter hay que comunicar con una mentalidad abierta, dinámica y sobretodo, con la consciencia de adaptar permanentemente todos los contenidos. Sin embargo, también es muy importante tener en cuenta valores como la honestidad y la transparencia a la hora de comunicar dada la cercanía entre los usuarios y las marcas. Y es que a través de las redes sociales, las marcas tienen la oportunidad de establecer un contacto mucho más directo y cercano con su público, un tipo de comunicación que hasta ahora no habíamos visto.

Por lo tanto, hay una serie de principios que como personas y empresas nunca hemos de olvidar, y estos son la adaptación de los contenidos, la interactividad con los usuarios, la honestidad y la transparencia. Con estos principios como base, podemos establecer una serie de recomendaciones para crear contenidos de valor para los usuarios, concretamente 10 consejos para publicar en Twitter que hoy hemos recopilado en Klama Comunicación:

– Sé breve y conciso: Si hay una red social donde uno no debe andarse con rodeos, esa es Twitter. Los tuits deben ser claros, breves y concisos. La longitud ideal se sitúa entre los setenta y los cien caracteres. ¿Sabías que los mensajes que tienen esta extensión logran tener un 59% más de retweets? Por el contrario, los más breves son los más menos retuiteados (tan solo un 16% de los usuarios comparten los tuits con menos de 40 caracteres). Por lo tanto, hay que saber encontrar el punto medio para que nuestros tuits tengan más difusión.

marketing-digital-para-pymes-klama-comunicacion

– Llamada al acción: Los tuits que invitan a interactuar, a comentar o a contestar una pregunta obtienen muchas más interacciones, por lo que acaban generando muchísima más difusión. Al final, debemos tener muy claro que lo que interesa es interactuar con los usuarios y no tan solo publicar contenido, que para eso ya teníamos los medios de comunicación tradicionales. Para generar engagement e implicar realmente a nuestros usuarios deberemos publicar contenido que invite a la participación. De lo contrario, no habremos entendido para nada lo que significan las redes sociales.

– Menciones: Hay que mencionar a aquellos usuarios que tienen más peso e influencia en Twitter dentro de tu comunidad o sector. Al final, uno de los objetivos de Twitter es generar relaciones y contactos de calidad. El hecho de mencionar es un sinónimo de establecer una nueva relación, un contacto que puede ser muy positivo para tu empresa. Por otra parte, mencionar a influencers siempre ayudará a que tus publicaciones tengan más difusión.

Retuitea: Es muy importante retuitear aquellos contenidos que puedan ser especialmente relevantes y útiles para tu comunidad, y agradecer, en la medida de lo posible, a quienes están retuiteando los mensajes de la marca. Ya conoces el dicho: “para recibir, primero hay que dar”. Por lo tanto, si lo que quieres es que los demás retuiteen tus mensajes, lo primero será mostrar que tú eres el primero que está dispuesto a retuitear contenidos interesantes. Aún así, eso no significa que hayas de ponerte a retuitar de forma masiva. Hay que elegir bien qué mensajes compartir, por lo tanto, deberás escoger aquellos que realmente aporten valor, sean útiles y de interés.

– Vigila las faltas ortográficas: A pesar del ingenio que muchas veces requiere Twitter a la hora de ser breve (a todos nos ha pasado que a la hora de escribir un tuit nos han sobrado -2 carácteres), no sacrifiques vocales ni suprimas palabras que hacen que tu mensaje parezca que lo haya escrito un robot. No utilices el típico lenguaje de SMS y presta especial atención a los signos de puntuación.

– Incluye enlaces: Añadir enlaces ayuda a derivar contenido hacia otros sitos y también a proporcionar información extra a tus usuarios. Usa “acortadores” de enlaces o el propio servicio acortador de Twitter, para así utilizar menos caracteres y añadir un comentario. Por otra parte, retomando uno de nuestros posts sobre el marketing de contenidos, si tienes un blog Twitter es la herramienta perfecta para difundirlo.

– Imágenes: Como ya hemos comentado muchísimas veces, los tuits con imágenes, vídeos o infografías se comparten un 60% más que los que únicamente incluyen texto.

– ¿Cuándo publicar? Se deben enviar los mensajes en el momento del día que más seguidores puedan estar conectados. Según los estudios, a primera hora de los días laborables es cuando más retuits se registan. Otras personas creen que es justo después de comer y por la noche, cuando más tiempo libre tienen los tuiteros para compartir sus mensajes. Como esto no es una ciencia exacta, la solución nos la dará el ir probando cuándo tienen más aceptación nuestras publicaciones e irnos adaptando.

– Constancia en la publicación: No hay un máximo ni un mínimo recomendado de tuits. Los usuarios están acostumbrados a recibir muchos mensajes en esta red social, por lo que se pueden enviar varios contenidos al día. Una vez más, el criterio y el sentido común deben ser nuestra principal cualidad para evitar ser tachado de spammer y empezar a perder seguidores. Utilizando diversas herramientas tales como Hootsuite o Twitterdeck se pueden programar mensajes para que se publiquen de forma automática a distintas horas del día.

– Hashtags: La utilización de hashtags incrementa la interacción, sin embargo, hay que ir con mucho cuidado para no abusar de ellos. Ten en cuenta que incluir más de 3 hashtags podría provocar el efecto contrario al deseado. Así que #no #uses #un #hashtag #para #cada #palabra, tampoco hashtags que sean imposibles de entender, como por ejemplo: #ADLDFKSS (¿quién sabe lo que significa? nadie) ni #hastagskilometricosqueduranuntuitenteroymás. Así que ya sabes, no tan solo es importante no abusar de ellos sino utilizarlos de la forma incorrecta.

Y hasta aquí nuestras recomendaciones de hoy. ¿Preparados para escribir el tuit perfecto? ¡Saludos desde Barcelona!

10 cosas que NO debes hacer en redes sociales

redes-sociales-pymes-barcelona

Una de las cosas que suceden cuando eres el Social Media Manager, el responsable del departamento de marketing digital, o en definitiva, el encargado de gestionar las redes sociales de tu empresa, es que acabas dedicando tantas horas a internet y a los social media que puedes permitirte el lujo de analizar con lupa -y a diario- todo un tejido de empresas y marcas intentando interactuar con las redes sociales.

Acabas descubriendo que hay dos tipos de empresas: las que se comunican con sus usuarios a través de las redes sociales y las que lo intentan. Algunas lo hacen mejor, algunas peor. Es verdad que cada relación entre una marca y sus públicos es un mundo, pero hay ciertas actitudes o acciones que ninguna empresa debería estar cometiendo en los social media. ¿Sabes cuáles son? Descúbrelas con este top ten que hemos preparado en Klama Comunicació:

1. Yo, yo mismo y mi marca: No debemos olvidar que las redes sociales no giran alrededor de las empresas, sino de las personas. Aunque parezca mentira, aún hay muchas marcas que sólo comparten contenidos que hablan de ellos mismos, es decir, de sus productos o servicios, en lugar de tener en cuenta qué información es la que quiere escuchar el usuario.

2. Seguidores, luego existo: También te das cuenta de la cantidad ingente de marcas que lo único que les preocupa es el número de seguidores que tienen en cada red social. Pero atención: ¡hay vida después de los followers! ¿De qué sirve tener 10.000 seguidores si después estos no te convierten? ¿Has analizado cuantos de ellos interactúan con tu marca? A veces tan solo se trata de hacerse las preguntas adecuadas…

2. Comunicar lo mismo en todos lados: Del mismo modo que segmentas a tus  y desarrollas una estrategia para cada tipo de público, lo mismo pasa en las redes sociales. Adecuar y personalizar el contenido para cada red social es fundamental, porque al final, el público que te va a leer en cada una de ellas será distinto.

3. El spammer: Por muy valioso y relevante que sea tu contenido, si te dedicas a saturar tu timeline con posts a todas horas o a comentar masivamente para colar tu producto o servicio en todos lados vas a durar en internet lo que duran dos peces de hielo en un whiskey on the rocks. Y es que a veces, la línea que separa la promoción del spam es muy, muy delgada.

4. El tertuliano: Estamos de acuerdo en que las buenas estrategias son aquellas que tienen en cuenta la participación de la audiencia, pero una cosa es no interactuar y la otra es pasarse dos vueltas y media comentando absolutamente todo tipo de noticias y contenidos que no tienen nada que ver. Debes focalizar tu participación y la de tus usuarios en aquellos temas que interesan a ambas partes.

5. El Robocop: Son muchas las empresas que de tanto automatizar mensajes, posts, respuestas y hasta mensajes de agradecimiento, que acaban perdiendo cualquier rastro de humanidad en su estrategia de comunicación, convirtiéndose en auténticos robots automatizados. Ya seas una marca o usuario, no debemos olvidar que los que están allí detrás son personas, por eso deberemos comunicarnos como tales.

6. Auto “me gustas”: La auto-promoción deja a las empresas en muy mal lugar. Además, un auto me gusta no tan sólo no incrementará tu visibilidad sino que hará menguar tu reputación y la percepción que tu público pueda tener de tu marca.

7. No contestar los mensajes: Desde nuestro punto de vista, este es uno de los aspectos más importantes y precisamente más útiles de los social media y es la oportunidad de las empresas para comunicarse directamente con sus usuarios. Son muchas las empresas que olvidan que la mayoría de usuarios prefieren realizar las consultas e interactuar con la empresa a través de las redes sociales.

8. Escribir algo rápido para salir del paso: En Klama no nos cansaremos de repetirlo las veces que haga falta: Una estrategia de marketing digital debe estar igual de planificada y trabajada que en el marketing tradicional. En redes sociales -bien gestionadas- no vale la improvisación. Por eso es tan importante preparar previamente lo que debemos comunicar a la audiencia.

9. Privacidad: Hay que cuidar mucho lo que compartimos sobre nuestra empresa en las redes sociales. Hay muchas compañías que por querer demostrar demasiada cercanía con su público acaban compartiendo información demasiado privada y poco profesional. No olvidemos que las marcas deben transmitir una imagen de marca coherente.

10. Repetición del contenido:

Finalmente, nos gustaría añadir que las redes sociales no son una moda o una acción pasajera, sino que es la evolución de los clientes y usuarios a la hora de informarse y comunicarse con las marcas. Por eso gestionar una estrategia sólida, medible y duradera es imprescindible para cualquier empresa.